miércoles, 27 de octubre de 2010

Picaduras de Insectos

Definición / Síntomas / Tratamiento Prevención

Todos los animales en la naturaleza, están condicionados a diferentes estímulos en busca de alimento, reproducción, supervivencia y a no ser depredados por otros, creando estrategias como el mimetismo con la naturaleza a su alrededor.
Las picaduras se consideran como lesiones que inicialmente afectan el tejido blando pero que según la evolución y la respuesta orgánica de cada individuo pueden comprometer todos los sistemas, incluso causar la muerte si la atención no es rápida y adecuada, especialmente en personas que sufren reacciones alérgicas graves. Las picaduras son pequeñas heridas punzantes producidas principalmente por insectos, artrópodos y animales marinos a través de las cuales inyectan sustancias tóxicas que actúan localmente y en forma sistemática (en todo el cuerpo) de acuerdo con la clase de agente causante, la cantidad de tóxico y la respuesta orgánica.

• Picadura de Alacrán

La mayoría de estas lesiones son ocasionadas en forma accidental al pisar o al entrar en contacto con ellos.

Señales
Después de una picadura de alacrán puede manifestarse: Inflamación local y dolor intenso. Necrosis del área afectada caracterizada por decoloración de la piel en el lugar de la picadura. Adormecimiento de la lengua. Calambres. Aumento de salivación. Distensión gástrica. Convulsiones. Shock, paro respiratorio o paro cardiorrespiratorio.

Atención
Lave la herida. Aplique compresas frías. Atienda el shock y traslade la víctima rápidamente a un centro asistencial.

• Picadura de Arañas

En general todas las arañas son venenosas pero unas pocas secretan venenos activos para el hombre y poseen órganos para picar (queliceros) suficientemente poderosos para penetrar la piel. En Chile existen muchas especies de arañas, de las cuales sólo hay dos especies cuyo veneno ha sido comprobado como muy activo.

Araña del Trigo. (Lactrodectus mactans ó Lactrodectus formidabilis) Se encuentra en toda América. Nombres vulgares: En Chile: "araña del trigo", "araña brava", "del traste colorado", "del lino"; "koma", "quiña", "pallú", en el norte. En otros paises: "rastrojera" (Argentina), "mico-mico" (Bolivia), "naranja" (Venezuela), "black widow" (EE.UU.), "capulina" (México), "lucacha" (Perú).

Señales
La persona mordida siente un lancetazo (pinchazo, puntada), seguido de sensación de quemadura en el punto de la picadura, donde en algunas ocasiones se podrán ver dos pequeñas manchitas rojizas, dejadas por la introducción de los quelíceros. Entre este momento y el estallido de la intoxicación puede transcurrir un lapso variable, desde minutos hasta horas. Pasado este tiempo el enfermo experimenta un gran decaimiento, languidez y sensación de opresión en el pecho. Al poco rato aparece el síntoma más importante, el dolor, que es de una intensidad extraordinaria. Este dolor se expande por todo el cuerpo, partiendo del punto de la picadura, se acompaña de contracciones, temblor y convulsiones, persistiendo una contracción dolorosa de los músculos, especialmente abdominales (vientre) y del pecho.
Se producen a menudo espasmos viscerales con cólicos intensos y vómitos. También se puede presentar fiebre, presión alta y parálisis transitorias de las extremidades, así como excitación nerviosa con delirio.

Atención General
El tratamiento de urgencia de la picadura de esta araña es idéntico al de mordedura de serpiente venenosa. Como el veneno es introducido en forma superficial no es necesario hacer una incisión para facilitar la expulsión del veneno. Lo más rápidamente se efectuara la ligadura y la succión. El paciente no hará ningún ejercicio, para impedir la difusión del veneno. Atienda el shock y traslade la víctima rápidamente a un centro asistencial.

Araña de Rincones. (Loxoceles Laeta). Se le encuentra en Chile desde el norte hasta la Novena Región, también habita en Uruguay, Perú y Argentina. Se le llama también "araña parda" por el color de su abdomen. Vive en las paredes de las casas, rincones y grietas, detrás de los cuadros. Se esconde en las prendas de vestir y pica en el momento de ponérselas. Otras veces, durante la noche, llega a la ropa de cama y si es aplastada inadvertidamente, al sentirse agredida, clava sus quelíceros inoculando su secreción venenosa. El mayor número de accidentes ocurren en los meses de primavera, verano y otoño.

Señales
Empieza con una intensa sensación de clavadura en el punto de la mordedura. Posteriormente se presenta un dolor variable que se extiende varios centímetros. Una o dos horas después aparece una placa dura sobrelevantada y rojiza, que aumenta rápidamente de tamaño hasta deformar la parte comprometida y puede medir más de 20 centímetros. En esta placa se observan algunas vesículas que al romperse dejan salir un líquido amarillo sanguinolento. Toda esta zona roja se va oscureciendo hasta tomar un color negruzco. Esta zona de color negruzco, la caer, deja una úlcera de muy difícil cicatrización (de 30 a 50 días).
Lo síntomas generales son: fiebre ligera y malestar general, pero en algunos casos dolores difusos en todo el cuerpo, especialmente abdominales, náuseas, excitación nerviosa, orina rojiza sanguinolenta, a veces ictericia y pérdida de conocimiento.

Atención General
El tratamiento local consistirá en colocar compresas de amoniaco en el punto de la picadura. Una vez producida la ulceración se tratará como una herida infectada. Traslado a un centro hospitalario para atención médica.

Picadura de Garrapata. Las garrapatas se adhieren fuertemente a la piel o al cuero cabelludo. Estas transmiten microorganismos causantes de diversas enfermedades (meningoencefalitis, fiebres hemorrágicas, infecciones bacterianas diversas), aumentando este riesgo cuando más tiempo permanezca adherida la garrapata a la piel.

Señales
Las picaduras de las garrapatas producen reacción local de prurito (rascado) y enrojecimiento. Calambres. Parálisis y dificultad respiratoria.

Atención
Tapona el orificio de la lesión con aceite mineral, glicerina o vaselina para facilitar la extracción de la garrapata. Retírelas una vez que se haya desprendido, con la ayuda de unas pinzas. Si no tiene pinzas utilice guantes o un trozo de plástico para proteger sus dedos. Se recomienda no puncionar o romperlas dentro de la lesión porque se puede producir infección bacteriana. Lave frotando la piel con agua y jabón, para remover los gérmenes que hayan quedado en la herida. No es recomendable que use calor ni cigarrillo encendido porque lesionan la piel y no garantizan que las garrapatas se desprendan completamente. Traslade al centro asistencial, si no puede quitarlas, si parte de ellas permanecen en la piel, si se desarrolla una erupción.

Picadura de Moscas. Dentro de toda la variedad de moscas existentes se encuentra el tábano que produce la miasis en los animales de sangre caliente incluyendo al hombre.

Señales
La miasis es la infección de órganos y tejidos por larvas de moscas, la cual produce varios días después, diversas manifestaciones según el sitio afectado, áreas expuestas de la piel y raramente en ojos, oídos y nariz. Enrojecimiento e inflamación. Secreción purulenta fiebre y dolor. Incomodidad y pérdida de la función de la parte afectada.

Atención
Taponar el orificio de la lesión con aceite mineral, glicerina o vaselina para facilitar la extracción de las larvas. Retírelas una vez que se hayan desprendido, con la ayuda de unas pinzas. Si no tiene pinzas utilice guantes o un trozo de plástico para proteger sus dedos. Se recomienda no puncionar o romperlas dentro de la lesión porque se puede producir infección bacteriana. Lave frotando la piel con agua y jabón, para remover los gérmenes que hayan quedado en la herida. No es recomendable que se use calor ni cigarrillo encendido porque lesionan la piel y no garantizan que las larvas se desprendan completamente. Traslade al centro asistencial, si no puede quitarlas, si parte de ellas permanecen en la piel, si se desarrolla una erupción.


GRACIAS AL MANUAL WEB SCOUT DE CHILE!!!